Vida Cristiana

Adiós 2020

Este será mi último artículo de este año tan difícil, pero doy gracias, tengo que darle gracias a Dios porque Él ha sido y es más que bueno. Nos ha sostenido como familia. Su provisión ha estado ahí, cada día. Ha preservado nuestra salud, y durante este año nos ha hecho ver que no necesitamos todo lo que pensamos que necesitamos, sino que tenemos más que suficiente.

Este año pude retomar varias cosas que había dejado atrás, y estoy tan feliz por eso. ¡Quien diría que en medio de una pandemia Dios es su provisión nos iba a acercar más a Él! Pude retomar mis libretas y lápices. Pude volver a tener mi tiempo para escribir y meditar en su Palabra. Nunca pensé que sentiría tanto placer en cerrar mi negocio para dedicarme a enseñar a un grupo de mujeres cada semana. Esto fue algo que también surgió en medio de la pandemia: mi primer grupo de mentoría para mujeres; nos hemos sumergido en la Palabra de Dios y ha sido tan refrescante para mi vida, y sé que para las de ellas también. Creo que nada de esto hubiera pasado sin el asunto de la pandemia.

El 2020 me hizo recapacitar y ver en que estaba invirtiendo mi vida y mi tiempo. Cuando mis ojos fueron abiertos a esta verdad, lloré, y hasta tuve coraje conmigo misma. Pero pude ver el gran amor de Dios y su soberanía en mi vida. Hoy doy gracias porque en medio de todo lo que ha pasado durante este año Dios nos sigue demostrando que Él es el capitán de nuestra barca, y Él siempre nos lleva a puerto seguro.

Parece mentira, pero llegamos al final de este año, creo que nadie imaginó que viviríamos la primera pandemia del siglo 21 en el 2020; que tendríamos que usar mascarillas, que las escuelas cerrarían, que no podríamos visitar a los enfermos en el hospital, y que veríamos hasta los parques al aire libre cerrados. Sin duda alguna este será un año que nunca vamos a olvidar.

Sin embargo, hubo alguien que no dejó de ser Quien es y que nada de esto lo tomó por sorpresa, y ese fue nuestro gran Dios y Salvador. Él sigue siendo el mismo: él es inmutable. Su amor no cambia para con nosotros, más bien creo que lo pudimos ver más claramente en nuestras vidas. Su misericordia sigue siendo nueva cada mañana. La operación de su gracia no cambia, nos sigue sosteniendo cada día; su plan redentor no se altera, Él continúa salvando vidas, ¡aun en medio de la pandemia, o de cualquier otra circunstancia adversa! Y sobre todo, su perdón sigue cubriendo todos nuestros pecados por el sacrificio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Nada de eso sufrió cambios durante el año 2020 y damos ¡Gloria a Dios por eso!

Mi querida hermana, no puedo imaginar cuánto dolor pudiste pasar en este 2020, o cuán difícil haya sido para ti, pero mi oración es que puedas ver a Cristo Jesús en medio de todo esto y puedas arraigarte más en Él en este nuevo año que está a punto de comenzar. ¡Solo nuestro Dios es la Roca eterna, y es solo en Él que tenemos verdadera seguridad!

Cierro este año con este texto que ha sido de tanta bendición para mí en este 2020. Me parece perfecto para cerrar mi año.

Por tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús el Señor, así anden en Él; firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en su fe, tal como fueron instruidos, rebosando de gratitud.

Colosenses 2:6-7

Dios las bendiga, Dios mediante nos volveremos a ver en el 2021.

Nelly

1 comentario en “Adiós 2020”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s