Vida Cristiana

¿Eres diligente?

woman working at home using laptop
Photo by Vlada Karpovich on Pexels.com

“He estado en casa todo el día sin nada que hacer, no tengo nada que hacer.” Probablemente has escuchado esto más de una vez y hasta te puedo asegurar que al igual que yo también lo has dicho. Solemos decir esta expresión cuando estamos desanimadas, cansadas y desenfocadas. Y si vamos un poco más allá nos daremos cuenta de que cuando entramos en este estado de ánimo es porque hemos sido negligentes.  Hemos dejado que nuestras emociones nos dominen, que dominen nuestros pensamientos.

Hoy, deseo que hablemos un poco sobre la diligencia. El autor de Eclesiastés escribió:

“Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito  ni conocimiento ni sabiduría en el Seol adonde vas”. (Eclesiastés 9:10 NBLA)

Salomón nos dice de parte de Dios: “Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo”. Él nos está diciendo que actuemos y que lo hagamos con rapidez. Eso es exactamente lo que hace la diligencia, nos hace hacer las cosas con rapidez, con interés, con esmero, con compromiso. No importa cuando difícil pueda ser la tarea, siempre y cuando lo hagamos con diligencia, no vamos a rendirnos.

La diligencia continúa mientras que la frustración se rinde. Cuando eres diligente dices: “Yo puedo hacerlo, El Señor me ha capacitado para cumplir con esta tarea”. Mientras que cuando te sientes derrotado o eres dominado por emociones negativas, dices: “Yo no puedo hacerlo, o lo haré luego, o yo no estoy preparado para trabajar en esa área en la Iglesia.” Nos creemos las mentiras que el enemigo pone en nuestra mente y comenzamos a ser negligentes.

Pero, debemos hacernos conscientes de que trabar con diligencia es esencial para todas las facetas de nuestra vida, ya sea espiritual o física. Con perseverancia buscamos a Dios y su voluntad. Con firme determinación oramos y estudiamos la Palabra. Si vacilamos en estas cosas tan necesarias para nuestra vida, siempre seremos cristianos negligentes; y Dios nos llama a ser diligentes.

Donde quiera que estemos, o hagamos lo que hagamos, Dios nos llama a permanecer. Incluso cuando nuestros mayores esfuerzos parecen vanos o nuestro trabajo duro pasa desapercibido. Permanezcamos en Él, reconociendo que solo en Él esta nuestra fuerza y que todo lo que hacemos es para su gloria y honra. Seamos diligentes como nuestro Señor Jesucristo lo fue, para que tú y yo hoy pudiéramos tener salvación para nuestra alma.

Te comparto algunos versículos bíblicos, te invito hacer un plan de lectura de nueve días. Reflexiona en cada una de estas citas,  y que el Señor y su Espíritu Santo nos ayude a que seamos diligentes.

Proverbios 4:23

Proverbios 13:

Proverbios 10:4

1 Corintios 15:58

2 Pedro 1:5-7, 10

Proverbios 21:5

Gálatas 6:9

2 Pedro 3:14

Como siempre, espero sus comentarios y no olvides compartir este blog con otras personas. También te invito a seguirme a través de:

Facebook: Conversando Contigo Mujer

Instagram: Conversando Contigo Mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s