Club de lectura: Adornadas

Club de Lectura Adornadas: Semana 3

woman wearing white dress reading book
Photo by Min An on Pexels.com

Quiero compartir contigo algunas de las cosas que discutimos en los capítulos 5 y 6 durante la tercera semana.

Capítulo 5

Un avivamiento de reverencia

Este capítulo fue de mucha controversia pero a la vez de mucha ayuda para nosotras. Apredimos que la reverencia no se debe tener solamente mientras estamos en el templo adorando a Dios junto a nuestros hermanos, sino que debe llegar a ser un estilo de vida. Mira como dice el siguiente párrafo en la página 94.

“Ser reverente significa vivir con la percepción constante y consciente de que estamos en la presencia de un Dios santo y temible. La presencia de Dios no es un lugar de monotonía ni aburrimiento, donde todo es amargo”.

Necesitamos aprender a ser mujeres reverentes, tanto en casa, como en el templo; en el trabajo, la escuela, con nuestra familia y en todo lugar.

Simplemente no existe una rígida línea divisoria entre lo sagrado y lo secular en nuestra vida. Adornadas pg. 96.

Tambíen hablamos de la importancia de que las mujeres maduras enseñen a las mas jóvenes a través de sus vidas lo que significa ser reverentes.

“No somos llamadas a una vida reverente solo para nuestro propio bien. Somos modelos, recuerda: para nuestras hijas, nuestras nietas y las otras mujeres jóvenes que reciben nuestra influencia. Y ellas necesitan desesperadamente modelos de una vida reverente”.

Adornadas pg. 99

Capítulo 6

¡No me dígas!

Este capítulo trata acerca de la calumnia. Se enfoca en el versículo 3 de Tito 2, “no calumniadoras ni esclavas del vino”.

La sana doctrina en la vida de una mujer produce reverencia hacia Dios, y esa reverencia se manifiesta en el uso cuidadoso de nuestra lengua y en un estilo de vida moderado.

En este capítulo, Nancy nos dice: Dar rienda suelta a nuestras palabras puede ser tan dañino y destructivo como cualquier otro tipo de ataque agresivo.

He conocido mujeres que con calumnias han destruido amistades, familiares, sus propios matrimonios y hasta sus hijos. Hermanas, esto es algo serio y debemos de examinarnos a la luz de la Escritura. Ver si esto es algo que nos está afectando y de ser así, tomar cartas en el asunto.

La Escritura nos enseña que el diablo es un calumniador. Lo hizo en el principio con Adan y Eva, y hasta hoy día sigue calumniando para destruir nuestras vidas. Pero hoy el Señor nos abre los ojos a esta verdad, nos hace ver que si no tomamos acción las consecuencias serán devastadoras.

Y entonces ¿Qué es la calumnia?

Nancy lo desarrolla en varios puntos de este capítulo, aquí sólo comparto los primeros dos puntos.

1. La calumnia puede implicar dar un falso testimonio.

2. La calumnia puede implicar divulgar información dañina.

Te invito a leer el libro para que descubras los demás puntos.

¿Cómo arrancar la calumnia?

Comienza con Dios, porque, ante todo, has pecado contra Él. (Sal. 51:4)

Confiesa al Señor tu pecado, reconoce que has actuado mal. Recibe el perdón y comienza a descansar en ese perdón. Luego, si sientes la necesidad de ir donde personas en específico a pedir perdón, hazlo.

Luego ¡Detente! Cuando te lleguen pensamientos para hablar mal de una persona o calumniar, no le des rienda a esos pensamientos. Práctica el dominio propio y no hable de más.

Hay muchos otros consejos muy buenos que encontrarás en el capítulo 6.

¡Gracias por leer!

Nelly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s