Maternidad

Problemas Para Dormir Al Bebé

Recuerdo cuando estaba embarazada de mi primera hija (Aaliyah), fue una emoción tan grande para mi esposo y para mi el enterarnos de que estábamos en espera de una princesa. El asunto es que yo no podía tener hijos; habíamos probado varios tratamientos médicos pero ninguno daba resultado.

Al cabo de varios meses decidimos dejar a un lado los tratamientos médicos; sabemos que Dios puede, si así es su voluntad, obrar mediante los médicos. Pero decidimos abandonar todo aunque persistimos con nuestra confianza en Dios; y a Su tiempo llego Aaliyah, y junto con Aaliyah llegaron las desveladas.

Ella literalmente no dormía, se levantaba cada dos horas. Era como si tuviera un reloj; cada dos horas comenzaba a llorar buscando para comer. Mis horas de sueño eran muy pocas. Para ese tiempo mi esposo estaba en la universidad; tomaba clases por Internet, y trabajaba un turno de hasta trece horas. Era verdaderamente estresante.

Cuando Liah se levantaba en la madrugada yo prendía la lámpara que tenia a mi lado y comenzaba a hablarle. No podía resistir el no hablarle y hacerla reír. Imagínate, era mi primera hija, la hija que la ciencia me decía que no podía tener. La tenia frente a mi, mirándome con tanto amor, con tanta atención, parecía que el tiempo se detenía cuando nos mirábamos a los ojos. Pero luego de toda esa emoción, de estimularla para que comiera, de hacerla reír, de hablarle y darle cariño, quería que se quedara dormida rápidamente. Ah! Ahora miro para atrás y digo: “Que brava yo era, la levantaba para que luego se fuera a dormir en cinco minutos! Eso es imposible, ni yo misma lo puedo hacer”.

Pero pasaron las primera semanas y ya no podía con el cansancio. Estaba cargada de estrés todo el tiempo. No tenia fuerzas para nada. Tuve una conversación con la enfermera que venia ayudarme dos veces por semana. Le conté que Liah se levantaba cada dos horas y que luego no quería volver a dormir. Ella me respondió con una pregunta: “Nelly ¿tu le hablas a Aaliyah, la haces reír, juegas con ella y prendes la luz en la noche?” Yo le dije: Si, eso mismo es lo que hago. ¡Ahí estaba el problema!

Aquí te voy a compartir algunas recomendaciones que pude aprender en el “campo de batalla”; la mayoría las recibí de lo que la enfermera (Ellie) me enseñó y que me dieron muy buenos resultados.

No todos los niños son iguales, y los resultados no se dan en una sola noche. ¡Pero persiste! No estas sola en esta maravillosa tarea.

Recomendaciones para dormir al Bebe :

1. Usa una pequeña lámpara

Si el bebé va a dormir las primeras semanas en el mismo cuarto que tu (que supongo que si), te recomiendo que compres una pequeña lámpara para que la uses cuando vayas a alimentar al bebe. No uses mucha luz, ya que esto estimula mucho al bebe. Además, esto le ayudara a ir aprendiendo que en el momento que todo esta oscuro es hora de dormir.

2. Evita hacer ruido (¡que difícil es!)

Si es en horas de la noche trata de hacer el menos ruido posible. A veces resulta imposible no hacer ruido. Es mas difícil cuando son recién nacidos porque hasta el menor ruido puede afectar su sueño. Algo que te puede ayudar es usar un abanico (aunque no es bueno que apunte directo al bebé) o un aire acondicionado; la idea es que esto produce un ruido constante que no es “molestoso” y que te permite hacer otras cosas sin miedo hacer ruidos que despierten al bebe.

3. Ten lo necesario a la mano

Te recomiendo que tengas en tu mesita de noche una o dos botellas de agua, un botella para la leche del bebe y una lata de leche. De esta manera evitaras tener que levantarte a ir a buscar las cosas y tomar mucho tiempo en preparar la botella. En cuanto sientas al bebe levantarse o ya sepas que le toca su comida, prepara la botella y tenla lista. Si estas lactando, duerme con un camisón cómodo y mantén una almohada para el bebe cerca de ti para que lo acomodes y le des su leche. Ponte lo mas cómoda posible, no sufras en una posición incomoda. En esas horas de la noche es mejor descansar lo mas que puedas.

4. Has el esfuerzo de no hablarle

Siii!! Deje esta ultima recomendación para lo ultimo porque considero que es la mas difícil. Esto era lo primero que yo hacia cuando mi Liah se levantaba; le hablaba, le contaba de la ropa que tenia puesta, de todo lo que haríamos al día siguiente etc. Pero por mas que quieras, no lo hagas. Esto le ayudara al bebe a tener una buena rutina de sueño. Durante el día háblale todo lo que desees, pero una vez llegue la noche ponte cinta adhesiva si tienes que hacerlo. En hora buena, esto es por el bien de los dos. Para que el bebé vaya creando su rutina de sueño y para que tu puedas descansar (te lo mereces).

Estas son mis sencillas Recomendaciones, a mi me dieron resultados excelentes con Liah, en varias semanas su horario de sueño subió de dos horas a cuatro horas. Podía descansar un poco mas y ella poco a poco aprendió su rutina de sueño.

Te recomiendo que hables con el pediatra de tu bebe si es que estas teniendo este problema. El te puede dar otras recomendaciones. Recuerda que todos los niños son diferentes.

Sinceramente,

Nelly Vizcarrondo

Esposa, Madre y Amiga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s